Un espacio vital construido con otro espíritu

Construcción de viviendas dignas y saludables en el departamento de Morazán en El Salvador

“Fortalecer la amistad, asumir compromisos, aprender ideas y prácticas, valorar la necesidad de los demás, ser responsable, relacionarme con más gente, ayudar, tomar conciencia, aprender a gestionar” un espacio vital – la propia casa todo esto significaba para las familias de la Parroquia Cacaopera, en el departamento de Morazán en El Salvador, el formar parte de un proceso de participación y organización. Motivados por el párroco quién fue motor de cambio y acompañados por la Cáritas de San Miguel, varias familias construyeron con sus propias manos y utilizando técnicas ancestrales mejoradas, casas de material local sismoresistentes. Desde la visión y la palabra de los actores locales , el grupo gestor de la experiencia, las familias que construyeron sus casas, los miembros de la pastoral social parroquial, el párroco y el alcalde , se cuenta esta historia de cambio desde el solo “tener un techo” a tener una vivienda digna y bonita. Para acceder al documento

Contacto a Mauricio Navarro de la Cáritas San Miguel (e-mail)

Share

Deja un comentario